Centenario del nacimiento de Miguel Hernández


Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

Que Miguel Hernández era un convencido de sus ideales era algo difícil de discutir. Ahora, después de darse a conocer cartas inéditas del poeta, esta afirmación cobra mucho más sentido, ya que las misivas muestran cómo Hernández se negó a hacer un “gesto” favorable al régimen franquista para evitar su fusilamiento.

Así lo ha relatado la persona que posee esas cartas, Gonzalo Santoja, que dirige el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, organizador del primer Congreso en conmemoración del centenario del nacimiento de Hernández, que se celebra desde este miércoles en Burgos.

Según Santoja, mientras estaba en la cárcel, el poeta recibió la visita de José María de Cossío, un amigo íntimo. Cossío no iba solo, sino que le acompañaban escritores falangistas que le propusieron hacer “algún gesto” de arrepentimiento o apoyo al régimen. Hernández no sólo se negó, sino que echó a los visitantes.

Hernández escribió a su amigo comentándole lo “lamentable” de lo ocurrido, aunque reconociendo que actuaron desde la “pasión” para intentar salvarle la vida. Sin embargo, el poeta lamentó que no actuaran “desde la razón”, por lo que mantuvo su posición y sus ideas.

El poeta lamentaba que su amigo actuara “desde la pasión” y no “desde la razón”

Las cartas muestran también cómo Hernández tenía que llamar a Cossío “primo”, para poder escribirle, ya que sólo se permitía enviar cartas a los familiares más allegados. Además, para poder tramitarla, en el remite debía escribir “Arriba España, Viva Franco”.

Buceando en la obra del poeta

Durante el Congreso también se mostrarán las cartas que se escribieron la esposa del poeta, Josefina Manresa, y el hispanista italiano Dario Pucci, gracias a la aportación del también hispanista Gabriele Morelli.

Balcells ha indicado que estas jornadas se distinguen por ser “anticonvencionales”, ya que no se trata de un ciclo de conferencias al uso y son también un evento “alternativo” a otras iniciativas que este año se organizan con motivo del centenario del poeta.

El encuentro permitirá profundizar en el trabajo que Hernández desarrolló con su incorporación al movimiento social Misiones Pedagógicas, donde coincidió con algunos de los escritores más representativos de la época, integrantes muchos de ellos de la revista Hora de España, como María Zambrano, Ramón Gaya y Rafael Dieste.

La influencia musical de su obra es otro de los aspectos que se abordará en el congreso, puesto que Hernández, antes de la Guerra Civil, compuso varios himnos futbolísticos y cantos flamencos durante la contienda.

Según ha agregado Santonja, la obra del poeta alicantino, antes de que fuera utilizada por los cantautores, fue usada para la música culta y se ha referido a Eduardo Rincón que en 1958 fue el primero que puso música a Las Nanas de la Cebolla.

Moción aprobada en el Ayuntamiento de Sevilla por el reconocimiento del poeta Miguel Hernández en el centenario de su nacimiento y por la revisión y anulación de su condena

IU Sevilla / PCA Sevilla

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Miguel Hernández (1910-1942) nació en la localidad alicantina de Orihuela, en la que durante su infancia y adolescencia pastoreaba un pequeño rebaño de cabras, teniendo su primer trato con los libros en un fugaz paso por la escuela. A los 15 años tuvo que dejar los estudios para retomar su trabajo de pastor, pero el breve periodo académico suscitó en él una pasión por la literatura que ya no le abandonaría nunca. Poeta, periodista y dramaturgo autodidacta, su lírica subyugó a los creadores literarios más destacados de la época (Federico García Lorca, Vicente Aleixandre y Pablo Neruda, entre otros). Actualmente se le considera uno de los más universales y mejores poetas del siglo XX.

Miguel Hernández forma parte del patrimonio cultural de la humanidad; su poesía sigue siendo palabra en el tiempo para denunciar la injusticia y luchar por la libertad; el no entendía el papel del poeta y del intelectual si no estaba arraigado en un compromiso social y político; no desertó nunca de su clase social, de su condición de campesino pobre, ni del poder transformador de la palabra. Miguel Hernández nos ofrece en su poesía un ejemplo de valor y de pureza para seguir llamando a las cosas por su nombre y hacer de la palabra, como él hizo, un instrumento revolucionario que sacuda las conciencias.

En 2010 se conmemora el Centenario del nacimiento del poeta, condenado a muerte por su compromiso con los trabajadores y con el gobierno legítimo de la II República Española y por hacer de la poesía la mejor arma revolucionaria. Miguel Hernández es un ejemplo de poeta comprometido con los valores de la persona, con el mundo del trabajo, con la libertad y la justicia, lo que le llevó al Partido Comunista de España en el que ingresó en septiembre de 1936.

Su militancia comunista, su compromiso con el pueblo y con los ideales de progreso, justicia y cultura de la II República Española le hizo ganarse el apelativo de “poeta del pueblo”. Tras la guerra, los vencedores comenzaron a impartir su justicia con todo un aparato represor basado en una supuesta legalidad formal institucionalizada a modo de un poder judicial sui géneris: la jurisdicción militar franquista. Miguel Hernández, ejemplo destacado de resistencia frente al fascismo murió el 28 de marzo de 1942, a los 31 años, en la enfermería de la cárcel de Alicante.

La rebelión militar del 18 de julio del 36 supuso para el poeta un importante aldabonazo en su conciencia. Su compromiso con los trabajadores es el que lleva a Miguel Hernández al V Regimiento, siendo destinado al frente como zapador dedicándose a levantar fortificaciones y abrir trincheras. Tras ser nombrado jefe del Departamento de Cultura, se dedica a una intensa labor de divulgación cultural a través de la creación poética,
teatral y periodística. La mayor parte de sus poemas, posteriormente editados en su libro “Viento del pueblo”, vieron su luz primera en los periódicos de guerra.

Respecto al proceso penal contra el poeta, debemos recordar antes que nada el Bando de Guerra del 36, a todas luces –desde el punto de vista estrictamente jurídico- ilegal al invertir los roles entre la legítima legalidad republicana apoyada por el pueblo español y los usurpadores de dicha legalidad de la autodenominada Junta de Defensa Nacional. Al invertir esos roles, los defensores de la legalidad se convertían en delincuentes y los sediciosos franquistas en el nuevo orden. La ampliación de la figura penal de rebelión mediante el Bando de Guerra es definitivamente ilegal. Calificar de rebeldes a los defensores del orden legítimo establecido equivale a crear una original figura penal, la llamada rebelión invertida.

El proceso contra el poeta (y contra la inmensa mayoría de presos políticos que se hacinaban en las cárceles fascistas) se caracterizó por su absoluta falta de garantías jurisdiccionales: se respondía ante una Jurisdicción Especial Militar –que pasó de ser especial a ordinaria- existiendo falta de independencia e imparcialidad en sus tribunales al ser militares sometidos a la disciplina castrense. Las sentencias de dichos tribunales carecen de valor por sí mismas ya que deben ser supervisadas y aprobadas por el Auditor de Guerra sin cuyo requisito no son firmes (hablamos de tribunales de excepción).

El 18 de enero de 1940 se sometió a Miguel Hernández Gilabert a juicio sumarísimo por rebelión contra el movimiento fascista. En apenas hora y media fue juzgado junto a otra veintena de presos y condenado a muerte “como autor de un delito de adhesión a la rebelión” por el Consejo de Guerra Permanente nº 5, que posteriormente, el 25 de junio de 1940, le conmutó la pena por la inferior en grado de 30 años de prisión, según recoge el Expediente sumarísimo de urgencia nº 21.001. Fue trasladado a la prisión de Palencia en septiembre del 40 y en noviembre al Penal de Ocaña (Toledo). En 1941, fue trasladado a la cárcel de Alicante, falleciendo en su enfermería a las 5:32 horas de la mañana del 28 de marzo de 1942 a la edad de 31 años.

En el proceso sumarísimo se producen las siguientes vulneraciones de Garantías Jurisdiccionales: la instrucción del sumario (por cierto, secreto –sin que intervenga el defensor-) es básicamente inquisitiva, sin aportación de pruebas, transgrediéndose el derecho de defensa y sin igualdad de armas procesales al ser el abogado defensor un militar franquista que no tenía la obligación de ser licenciado en derecho (no se pudo recurrir a un abogado de libre designación según disponía el artículo 56 del Código Penal Militar); por el contrario, el Fiscal suele ser Jurídico-Militar (especialista en derecho). El defensor sólo tenía acceso a los Autos durante 3 horas en las cuales debía buscar pruebas, proponerlas, estudiar la causa, calificar y preparar el informe y la defensa para un preso que se enfrentaba a la pena capital o a 30 años de prisión. Contra la sentencia dictada en estos juicios rápidos y expeditivos (fueron muchísimos, no sólo el del poeta) no cabía recurso. Miguel Hernández solo pudo realizar alegaciones verbales, disponiendo el artículo 22 del Código Penal Militar que la sentencia era firme con la mera aprobación del Auditor. El poeta permaneció siempre preso; es decir, se vulneró también el carácter excepcional de dicha medida cautelar, convirtiéndose esa situación de falta de libertad en regla general. En definitiva, hablamos de un simulacro de proceso, de un juicio-farsa, falto de las más elementales garantías para poder ser calificado de proceso justo o debido –incluso teniendo en cuenta las excepcionales circunstancias históricas en que se produjo-: una venganza revestida o encubierta con una falsa apariencia procesal.

Por todo lo anteriormente expuesto, el Grupo Municipal de IULV-CA propone la adopción de los siguientes

ACUERDOS

1º. El Ayuntamiento de Sevilla se suma a la conmemoración del Centenario del nacimiento de Miguel Hernández para lo que impulsará iniciativas y promoverá actividades encaminadas a dar a conocer su vida y su obra.

2º. Apoyar las distintas iniciativas académicas e institucionales del mundo de la cultura y las letras que se realicen en nuestra ciudad para promocionar su obra literaria.

3º. Apoyar a la familia del poeta, y a instituciones y asociaciones, en su petición ante el Tribunal Supremo, para que se revise su proceso penal y se anule definitivamente su condena.

4º. Trasladar estos acuerdos al Parlamento Andaluz, al Presidente del Gobierno de la Nación, al Congreso de los Diputados, así como al Consejo General del Poder Judicial.

Sevilla, abril de 2010

Fdo. Antonio Rodrigo Torrijos
Portavoz del Grupo Municipal de IULV-CA.

Moción aprobada por el Ayuntamiento de Linares, a iniciativa de IU, donde se pide la anulación de la condena a Miguel Hernández

Descargar en formato PDF 90 KB.

Resolución del Comité Ejecutivo del PCE sobre el centenario del nacimiento de Miguel Hernández 1910/2010

Comité Ejecutivo del PCE / 15 feb 10

Aprobado por unanimidad

En el año 2010, se conmemora el centenario del nacimiento del poeta Miguel Hernández, condenado a muerte por su compromiso con el pueblo y con los ideales de progreso y cultura de la Segunda República Española y por hacer de la poesía la mejor arma revolucionaria. Miguel Hernández es un ejemplo de poeta comprometido con los valores de la izquierda, con el mundo del trabajo, con la libertad y la justicia. Nació en Orihuela (Alicante), en una humilde familia rural; estudió en la escuela de su pueblo e inició el bachiller, pero abandonó los estudios a los catorce años para ayudar en la economía familiar y, a falta de otra formación académica, encontró a los mejores maestros en San Juan de la Cruz y Garcilaso, Virgilio y Verlaine, Calderón y Lope, Gabriel Miró, Góngora y Quevedo, con quienes mantuvo un fecundo diálogo, base de su formación autodidacta y de su producción literaria. Participó en la vida literaria de Orihuela y publicó su primer libro Perito en lunas en Murcia, en 1933. En 1934, se trasladó a Madrid y entró en contacto con otros poetas que apreciaron en el joven Miguel su capacidad creadora y su compromiso civil. En Madrid, trabajó en la edición de una enciclopedia sobre los toros que dirigía José María Cossío, colaboró en las Misiones Pedagógicas y se incorporó a la intensa vida intelectual de aquellos años: participó en los debates literarios y políticos, escribió en la Revista de Occidente de Ortega y en la revista Cruz y Raya de José Bergamín, publicó El rayo que no cesa en la colección Héroe que dirigía Manuel Altolaguirre, mantuvo correspondencia con García Lorca… En la guerra civil, que siguió al golpe de estado del general Franco contra el gobierno de la República, Miguel Hernández continuó su trayectoria poética y humana ingresando como voluntario en el ejercito republicano: se incorporó al Quinto Regimiento de Zapadores, en la organización del Partido Comunista, el 23 de septiembre de 1936 y participó en la defensa de Madrid, Andalucía, Extremadura y Teruel. Siguió escribiendo y desarrollando una intensa labor cultural en defensa de la república, sus poemas de estos años se agrupan en varios libros: Viento del pueblo, que vio la luz en 1937, El hombre acecha, Cancionero y Romancero de ausencias, que recogen la experiencia de la guerra y de la cárcel, el ansia de libertad y de justicia, el dolor y la solidaridad, la muerte y la esperanza. Cuando terminó la guerra, fue detenido, encarcelado y condenado a muerte por un Tribunal Militar de la dictadura franquista en el Consejo Sumarísimo 21001, el 18 de enero de 1940; pasó por varias cárceles y, gravemente enfermo, murió en el Reformatorio de Adultos de Alicante el 28 de marzo de 1942.

Miguel Hernández forma parte del patrimonio cultural de la humanidad; su poesía, que es savia sin otoño, sigue siendo palabra en el tiempo para denunciar la injusticia y luchar por la libertad; él no entendía el papel del poeta y del intelectual si no estaba arraigado en un compromiso social y político; no desertó nunca de su clase social, de su condición de campesino pobre, ni del poder transformador de la palabra… Encontró en el Partido Comunista de España un lugar natural de trabajo y de lucha y, para el PCE, es un orgullo contar en nuestra organización con el gran poeta, el gran hombre y el gran comunista que fue Miguel Hernández y que sigue siendo en su obra y en nuestra memoria.

Por todo esto, el Comité Federal del PCE, acordó, en la reunión celebrada el 12 de diciembre de 2009, crear una Comisión de Trabajo para impulsar la conmemoración del Centenario del nacimiento de Miguel Hernández. Esta Comisión, de la que forman parte José L. Centella, Felipe Alcaraz, Marcos Ana, Fernando Sánchez, Marga Sanz, Luis Pesquera, Ana Moreno, Marga Ferré, David Becerra, Víctor Domínguez, Susana Oviedo y Julia Hidalgo, se reunió en Madrid el 19 de diciembre de 2009 y decidió trabajar con un doble objetivo: por una parte, el Partido Comunista y la FIM prepararán su propio programa para actualizar la vida y la obra de Miguel Hernández, que es parte de nuestra memoria histórica, defensa de la cultura republicana y la expresión de un poeta comprometido con su tiempo, cuyo legado sigue vigente en estos momentos de crisis, no sólo del sistema capitalista sino también de los valores de la izquierda.

Hemos dicho, en el XVIII Congreso del PCE, que es necesaria la lucha ideológica para combatir el neoliberalismo y que deberíamos situarnos en la vanguardia de una cultura que, desde nuestra historia, nos impulse a cambiar el presente y el futuro. Ciertamente, la ideología dominante del capitalismo ha avanzado con pasos de gigante en los últimos años, las consecuencias son que se ha impuesto el pensamiento único, se ha desprestigiado el compromiso, hay consensos blandos y valores tan relativos que pueden significar cualquier cosa; la realidad es un conjunto de fragmentos, el individualismo cuestiona la militancia y el sentido colectivo, y la memoria y la utopía son cosas del pasado. La alternativa al capitalismo no es, efectivamente, un modelo sin memoria y sin utopías, de pequeñas diferencias y discursos atomizados cuyo objetivo es confundir capitalismo y democracia y convertir todo, incluidos los seres humanos, en mercancías del gran mercado que unos pocos controlan. El lenguaje ha sido ocupado por la ideología dominante, debemos recuperarlo para entendernos en nuestra estrategia de lucha y Miguel Hernández nos ofrece en su poesía un ejemplo de valor y de pureza para seguir llamando a las cosas por su nombre y hacer de la palabra, como él hizo, un instrumento revolucionario que sacuda las conciencias. Por eso, todo el Partido debe acoger el centenario de Miguel Hernández como una ocasión privilegiada para la lucha ideológica y la recuperación de la memoria histórica y para eso, el Partido ha acordado ya algunas tareas: este año, la tarjeta que acompaña el carnet del PCE estará dedicada a Miguel Hernández, el PCE preparará un Acto Público con la puesta en escena de la obra Sino Sangriento, escrita por Marcos Ana y representada en 1960 en la Cárcel de Burgos por los presos políticos, habrá un número monográfico de la revista del PCE Utopías/Nuestra Bandera sobre Miguel Hernández, la Fiesta del PCE del 2010 también estará dedicada a la figura de nuestro poeta y la FIM ha diseñado, como actividades propias, la publicación de una nueva biografía de Miguel Hernández, la elaboración de un libro, a cargo de los mejores historiadores y filólogos sobre la figura del poeta que contenga tres partes: una revisión biográfica de los momentos más relevantes de su lucha, un análisis filológico de su poesía y una visión subjetiva de la forma en que sus poemas han influido en nuestra vida y en nuestro compromiso; un ciclo de conferencias con un soporte gráfico para ofrecer a las agrupaciones del partido: cartel conmemorativo, video de 10 minutos (elaboración propia) sobre Miguel y su tiempo, modelo de conferencia (escrito por la FIM), selección de los poemas más significativos de Miguel para ser recitados.

Por otra parte, impulsar y promover todas las iniciativas institucionales y académicas que se programen desde distintos ámbitos sobre Miguel Hernández cuya vida y obra, como hemos dicho, es patrimonio del pueblo. En este sentido, apoyaremos todas las propuestas de la familia de Miguel Hernández y otras instituciones y asociaciones encaminadas a la revisión y anulación total de la sentencia de pena de pena y a la reparación y reconocimiento personal del poeta injustamente condenado por defender al gobierno legítimo de la Segunda República y propondremos a los grupos Institucionales de Izquierda Unida que defiendan esta iniciativa. Igualmente, mantendremos contactos con intelectuales y artistas, para concretar ámbitos de colaboración.

Para avanzar en ambos objetivos, debemos conocer todas las actuaciones sobre Miguel Hernández que se están preparando y ofrecernos a participar en ellas y, al mismo tiempo, organizar las del PCE con una convocatoria amplia a toda la izquierda política, social y cultural. La Comisión del Centenario de Miguel Hernández asume la coordinación de este trabajo, informará puntualmente a los órganos de dirección del PCE sobre su desarrollo y acogerá todas las propuestas encaminadas a actualizar, en el año 2010, el legado de un poeta comunista a quien Pablo Neruda puso como ejemplo de corazón purísimo y de quien nuestro camarada Marcos Ana ha dicho que “todas las injusticias, toda la fiebre de redención humana, arden en las canciones del río de sangre juvenil que va a una hermosa muerte para ganar la vida”.

Madrid a 6 de febrero de 2010

Recital homenaje a Miguel Hernández en la Feria del Libro 2010

Este vídeo es un resumen del concierto-recital organizado por la Delegación de Juventud y Deportes del Ayuntamiento de Sevilla en la Feria del Libro 2010, han participado diferentes grupos culturales de Sevilla, el Centro Pablo de la Torriente llegados desde Cuba y cerrando la noche, la espectacular intervención del histórico Cantaor Manuel Gerena, cantándole de una manera magistral al Poeta Comunista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

aaa